Entre las principales excusas que he escuchado en mi vida están:

1- No tengo tiempo: El gran error con esta excusa es que las personas piensan que van a tener tiempo en el futuro. Luego pasan los años y hasta se olvidan de ese deseo que una vez tuvieron. En muchas ocasiones (comprendo que para todo el mundo no es el caso) cuando las personas dicen que no tienen tiempo, realmente quieren decir que hay otras cosas más importantes que cumplir su sueño (¡y la mayoría de las veces es ver la televisión!).

2- No tengo dinero: Si tienes años trabajando y no tienes dinero, creo que debes hacer algo diferente. Muchas personas se ponen esta barrera entre ellos y sus sueños. Si revisas compañías como Apple, Mattel o Starbucks, te darás cuenta que comenzaron con prácticamente nada de dinero. La falta de dinero no debe ser la excusa, debe ser la razón por la cual decides emprender la aventura hacia tu sueño.

3- Mis hijos: Yo estoy completamente de acuerdo en que como casi todos los padres o las madres tienen una inmensa responsabilidad con sus hijos. Pero a la misma vez creo que la mejor forma de enseñarles a luchar por sus sueños es por medio del ejemplo. El sacrificio que ellos tengan que pasar mientras sus padres logran sus metas y objetivos los ayudaran más de lo que a veces pensamos.

4- Es muy tarde: Muchas personas creen que ya están “mayores” para salir y luchar por sus sueños. Siempre recuerdo la historia del Coronel Sanders que a los 65 años de edad, se embarcó en la aventura para crear KFC (Kentucky Fried Chicken). Hoy es una de las cadenas de comida rápida más grande del mundo con más de 450,000 empleados y factura alrededor de 15 billones de dólares al año. Esta es una historia entre muchas.

5- ¿Y si fracaso?: En mi opinión, fracaso es vivir una vida promedio con temor de aventurarte en lo que amas. Si no actúas por temor al fracaso, ya fracasaste. Si actúas a pesar del temor, eres valiente. El éxito es la realización progresiva de un sueño. No es un destino, es un proceso. Es decir, el día que eliminas el temor al fracaso y comienzas la aventura para cumplir tus sueños, ese día comenzaste a ser exitoso.

Eliminar las excusas no te asegurará el éxito, pero es un gran primer paso.

Una de las preguntas más importante que debemos hacernos cuando nos conseguimos poniendo excusas es la siguiente: ¿Qué pasa si sí…? ¿Qué pasa si logras tu sueño? Puede ser que las posibilidades sean pequeñas pero… ¿Qué pasa si sucede para ti?

Cuando abrimos esa oportunidad en nuestra mente, las excusas se comienzan a ver mucho más pequeñas.
¡Muchas veces desaparecen!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *